Monasterio Cisterciense Santa María la Real de Villamayor de los Montes -Burgos, España-

Claustro

Santo Triduo Pascual

Publicado el domingo, 05 de abril de 2020

Autor La Comunidad

FOTOCelebramos el paso de la Cruz a la Luz

Celebramos el paso de la Cruz a la Luz

La tarde del Jueves Santo está centrada en la celebración del MANDATO del Señor:

«Amaos los unos a los otros como yo os he amado».

 Con un sencillo rito en nuestra Sala Capitular, madre Ana- abadesa de la comunidad- lava los pies a un grupo de hermanas. Mientras las cantoras, acompañaban el gesto con cantos apropiados, y otras hacen el servicio de portar la jofaina, el lebrillo con agua, y la toalla para secarlos, una vez lavados y besados. Leidos los capítulos 13 al 15 del evangelio según san Juan, vamos a la capilla (nuestro Coro, como le llamamos comunmente), aguardando, recogidas, el momento de empezar la Eucaristía. Actualizamos la Institución de la Eucaristía en el marco de esa Última  cena que Jesús celebró con sus doce disípulos.

FOTOM. Ana y el P. Walter, tras aspergar los ramos, en la Sala Capitular

M. Ana y el P. Walter, tras aspergar los ramos, en la Sala Capitular

Después de la comunión, trasladamos a Jesús sacramentado al «Monumento».

Normalmente se dispone en la Iglesia. Este año de "pandemia", lo disponemos dentro de clausura. El bello sagrario que tenemos en el coro, es bellamente adornado por las hermanas sacristanas. Desde ese momento... ya no suenan las campanas, sino el estruendo de una 'matraca', para recordarnos el paso de las horas, en medio de la austeridad que vivimos unidas a Jesús: La traición de uno de los suyos, el rechazo de su pueblo... hasta sentir el abandono de su Padre.

Atrás quedaron las palmas e himnos de victoria con los que el Domingo de Ramos, aclamámos la entrada de Jesús en el Jerusalén, significdo en la procesión por nuestro claustro y la entrada solemne al templo conventual. 

FOTOProcesión de Ramos por el claustro

Procesión de Ramos por el claustro

Continuamos el Viernes Santo, día alitúrgico, en el reina el silencio, sin toque de campanas. En el Oficio de la tarde, nos reunimos a recibir la sagrada comunión, después de venerar la cruz, descalzas.
Nos concentramos en el claustro, para realizar el VIA CRUCIS. Las tardes suelen ser ventosas, la austeridad del día se nota pues es día de ayuno (a pan y agua), como acostumbra a ser todos los años, y nos vamos turnando como portadoras de la cruz- entre las hermanas-.
Este año no hay huéspedes y tampoco asistencia de feligreses, por el aislamiento motivado por el coronavirus.

El Sábado Santo, el sagrario está vacío, nos encontramos con Jesús en el sacramento del madero, hincado eniesto en un tocón de madera, en el centro de la capilla. 
Pero ya las primeras horas de la tarde, andamos de preparativos de la Solemne Vigilia Pascual. Últimos ensayos de las salmistas, y retoques de la ornamentación de la capilla. Queremos que todo resplandezca ante la Luz del RESUCITADO.

Os compartimos un repertorio de imágenes de la procesión del Domingo de Ramos.

Os deseamos la ¡ALEGRÍA PASCUAL! que nos trae Jesucristo resucitado de entre los muertos,
más manifiesta en los próximos cincuenta días.




« Tomas de hábito-25 de Marzo 2020 Fallece nuestra querida Encarnación »

Monasterio Cisterciense
Santa María la Real


09339 Villamayor de los Montes
Burgos - España
Telf. 947 18 90 01
info@monasteriodevillamayor.com
Recibe nuestro newsletter